13.5.12

NADA ES EN VANO / CANCIÓN PARA DIMITRIS



 Varios cantautores, jóvenes y veteranos, grabaron el 3 de mayo en Madrid la "Canción para Dimitris" que Joaquín Carbonell compuso para recordar la gesta del jubilado griego Dimitris Christoulas, que se inmoló en la plaza Syntagma al frente del Parlamento Nacional.

NADA ES EN VANO, NO SE PUEDE VIVIR IMPUNEMENTE





CANCIÓN PARA DIMITRIS

Varios cantautores, jóvenes y veteranos, grabaron el 3 de mayo en Madrid la “Canción para Dimitris” que Joaquín Carbonell compuso para recordar la gesta del jubilado griego Dimitris Christoulas, que se inmoló en la plaza Syntagma, al frente del Parlamento Nacional, de un tiro en la sien, ante su situación de indefensión frente a la política tan agresiva de los estamentos políticos internacionales con Grecia
Este terrible suceso que dio la vuelta al mundo, impulsó a Carbonell a escribir una canción en “caliente”. La compuso en apenas tres horas, la grabó de forma rudimentaria con voz y sonido en el bar Vinos Chueca, y la colgó en la red.
A partir de ahí recibió la sugerencia de grabarla con mejores condiciones técnicas, y Joaquín propuso que le acompañaran otras voces, sobre todo, los nuevos cantautores, que se están abriendo paso en toda España en locales modestos y muy cerca del público. A éstos se sumaron veteranos artistas de una trayectoria inmaculada.

En apenas una semana, con la ayuda del locutor Víctor Alfaro, se fue elaborando una lista de participantes, se buscó el estudio Cata de Madrid, se encontró la generosa colaboración del equipo de producciones audiovisuales Cinemasens de Zaragoza, que grabaron el magnífico vídeo,  y se fue cerrando sobre la marcha y con urgencia, la lista de participantes.

Finalmente el día 3 de mayo se reunieron en Madrid las siguientes voces:

Joaquín Carbonell
Patxi Andion
Manuel Cuesta
Clara Ballesteros
Jorge Castro
Muerdo
Pablo Guerrero
Isabel Marco y Daniel Sancet (del grupo aragonés Insolenzia)
Javier Bergia
Elisa Serna
Rafa Mora
Cristina Narea
Moncho Otero
Lucía Caramés
En Barcelona grabaron
Marina Rossell y el cantante galo-español Nilda Fernández