4.5.11

COPLILLAS DE INVIDENTE CIBERNÉTICO I / EL DÍA QUE MURIÓ BIN LADEN

Hilo de araña ©Ángela Ibáñez


COPLILLAS DE INVIDENTE CIBERNÉTICO

(Antiguas coplas de ciego)



El día en que murió bin laden

Yo era un poeta en paro.


Las buenas palabras

Iban demasiado caras

Para un neuroasiático

Occidental que comía,

de vez en cuando,

de manera natural.


Las palabras lechuga, pollo,

de uso habitual,

alimentaban

las hojas en blanco

que con ahínco pedían

su ración diaria

de justicia social.


El slowfood

Era sólo de manual

Al no tener nada

Para yantar


En los círculos concéntricos

De la promoción social

Entrada y cuota

demasiado altas

En estima

Para poderlas pagar

Sin perder la dignidad


La fama era un máster

A cuatro fases

Caro, bien publicitado

Sin garantía

de colocación

Final


Las loas, los antiguos cánticos

Sólo servían en periodo preelectoral

Los cargos fijos

Ya estaban copados

Y a veces capados

Por la orbe poetaria

Institucional


Pobre horizonte creativo

Para ganarse el pan…


©Ángela Ibáñez