19.5.11

15/05/11:POLÍTICOS QUE NO ENTIENDEN LO QUE PASA

Atrapados©Ángela Ibáñez

Tan soberbios y desconocedores de la realidad que les circunda, los políticos no entienden ni comprenden lo que pasa. Por supuesto, ellos sólo saben lo que quieren: GANAR LAS ELECCIONES para tener legitimado su poder y así hacer su santa voluntad y perpetuarse en él. Sin tener en cuenta al que les vota, sus derechos, sus opiniones, sus decisiones. Sólo quieren su voto, el cheque en blanco para seguir dilapidando según su capricho y sus intereses particulares, ya que desconocen, ignoran y/o desprecian los intereses de los ciudadanos…

Si mirasen a su alrededor, no dentro de los muros protegidos de su feudos, sino la realidad de este país, verían que la ciudadanía está harta, no ahora por las elecciones, sino desde hace tiempo. Da igual el color que enarbolen en sus consignas, ya nadie les cree (salvo los círculos concéntricos con los mismos intereses), pues sus actos contradicen ampliamente sus palabras y promesas incumplidas…

Tan soberbios creen, que los de un color manejan en la sombra la reacción popular y a la inversa los del otro color, que el pueblo es incapaz de pensar y reaccionar por sí mismo tras tantos años de anestesia y docilidad consumista, tantos años de ser tratados como niños asustadizos con las letanías de ¡Qué viene el coco!...

Esto no es una movida antisistema juvenil, es la ciudadanía en bloque la que quiere darles la patada y buscar medios y métodos para acabar con la corrupción, que la democracia sea real, representativa y vinculante. Que los políticos, profesionales o no, sean honestos, responsables y respondan a los compromisos y promesas planteadas a los ciudadanos. El voto es nuestra representación no un cheque en blanco.

Los políticos no entienden nada de lo que pasa, porque están en Babia, en esa Babia de comodidad económica inamovible tan alejada de la realidad de la sacrificada ciudadanía. No entienden nada de lo que pasa, porque a pesar de todo y de todos, ellos siguen a lo suyo: a ganar las elecciones.

Es su negocio. Lo único que cuenta.

Lo demás les importa bien poco.