27.1.08

MUJERES Y ORDENADORES


¿Quién dice que no hay mujeres en la red?


Hoy en los tiempos del ciberespacio, hay mujeres que siguen en la vanguardia de la investigación desbordando los modelos anticuados de investigación, haciendo propuestas innovadoras que unen la ciencia con la vida.
Son muchas las mujeres que han hecho aportaciones significativas a la ciencia y la tecnología, en realidad todas las mujeres lo han hecho desde el principio de la vida con sus conocimientos cotidianos y la experiencia compartida, creando un cuerpo de conocimiento que podemos nombrar como el saber de las mujeres.
Los ordenadores
“Si los ordenadores son los telares de la revolución industrial moderna, el software (programas) es algo así como tricotar. Los programadores todavía se afanan en fábricas digitales que los explotan codificando programas a mano, escribiendo y rescribiendo unas tras otras confusas líneas. Sadie Plant, Ceros + Unos.

Adele Goldstine era una de las siete mujeres, con Klara von Neumann, Betty Jennings, y Frances Bilas, encargadas del programa Ordenador e Integrador Numérico Electrónico ENIAC, el primer ordenador totalmente electrónico y programable que se lanzó en 1946. Fue la primera máquina funcional que utilizó ceros y unos.” Estaba mantenida y alimentada por mujeres, cuando en una entrevista se les preguntó ¿qué hacían ellas allí?, respondieron: “Estamos empujando las fronteras”.

“Ultra” fue el nombre de un trabajo crucial del servicio de inteligencia británico. Su tarea era descifrar el código secreto alemán Enigma, y simular la máquina Enigma capturada con la que Alemania transmitía, en supuesto secreto, durante la guerra. El Colossus surgió de este trabajo, también se le puede considerar ya como un ordenador. Era una tarea enorme que necesitó de matemáticos, lingüistas, técnicos, computadoras femeninas, pero su trabajo dependía de la labor de casi dos mil mujeres miembros de la sección femenina de la Royal Navy británica. Algunas de estas mujeres eran computadoras femeninas que trabajaban en el interior de Colossus, otras eran traductoras y transcriptoras, algunas eran criptoanalistas y ocupaban puestos de alto rango dentro del Colossus, como Joan Clarke. (La película ENIGMA recoge parte de esta historia)

Joan Murray inventó un nuevo método para manejar los códigos alemanes, que aceleró las soluciones rutinarias, pero no le pusieron su nombre.

Grace Murray Hopper en 1943 se convirtió en la segunda pionera programadora de ordenadores. Ella puso en marcha el Harvard Mark 1, el Calculador Automático de Secuencias Controladas, sus compañeros le llamaban la Ada Lovelace de la nueva máquina.

El aparato usaba 750.000 piezas, 800 Km. de alambre, varias ruedas de contadores, ejes, pedales de embrague electromagnéticos y relés, dos lectores de tarjetas perforadas, dos máquinas de escribir y una tarjeta perforada. Las instrucciones se suministraban por medio de tiras de papel perforadas cuyas perforaciones se leían electrónicamente, y las respuestas o bien se mecanografiaban o salían en tarjetas perforadas.
Programar la máquina podía llevar muchos días de enchufar y desenchufar, crear y terminar conexiones, desmontar varias series de interruptores. “Quería conservar mi software y volver a usarlo otra vez. No quería estar constantemente reprogramando cosas”
Tras la guerra fue programadora de ordenadores, logró la independencia y el depósito de programas que había soñado.

Grace M. Hopper fue quien escribiendo el programa para el primer ordenador programable, introdujo los términos error y corrección de errores en la programación de ordenadores al encontrar una polilla, que interrumpía la continuidad de los circuitos de su nueva máquina.
Trabajó en UNIVAC, uno de los primeros desarrollos comerciales de los ordenadores. Escribió la primera compilación de lenguaje de alto nivel, que fue esencial para el desarrollo del lenguaje COBOL.

Teleskova, astronauta rusa. Primera mujer astronauta, dio vueltas a la órbita de la Tierra en la nave rusa Soyuz.

Rosalind W. Picard. Es en la actualidad profesora de Computación y Comunicaciones. Profesora asociada de Tecnología Mediática en el Laboratorio de Medios del M.I.T. Ha publicado “Los ordenadores emocionales” donde expone su tesis sobre la informática afectiva.

La informática afectiva, es un concepto que ella está trabajando y ha acuñado, como “el campo de la informática que se relaciona con las emociones, que surge de ellas, o que las afecta de manera deliberada”, “la informática emocional incluye la instrumentación de las emociones, y por tanto puede ser de utilidad en el desarrollo y la comprobación de las teorías antiguas o recientes en este campo. La informática emocional también incluye mucho más, incluido cómo dotar a un ordenador de la capacidad de responder y expresar emociones, desarrollar su capacidad de responder de manera inteligente a las emociones humanas, y capacitarlo para dosificar y utilizar sus propias emociones.

“Desde el punto de vista práctico, describe algunas aplicaciones de la informática emocional en áreas tales como el aprendizaje asistido por ordenador, la recuperación de información perceptiva, las artes y el entretenimiento, la salud y la medicina preventiva”.

“La mayoría de usuarias y usuarios de correo electrónico encuentran que sus interlocutores interpretan los textos emotivamente, independientemente de que esto sea intencionado o no. Aunque una máquina sólo puede comunicarse por escrito, lo hará con más efectividad si es capaz de percibir y expresar emociones”.
Para suplir esta ausencia del ordenador, se ha desarrollado un pequeño lenguaje de símbolos, por ejemplo (: , -), (- , que sirve para reflejar los estados de ánimo, de quienes usamos el correo electrónico.

“La inteligencia emocional incluye factores como la motivación personal, la empatía, el control de impulsos, el autoconocimiento, la constancia y la destreza social. La empatía sobre todo requiere la capacidad de reconocer y expresar las emociones y, en los seres humanos, la capacidad de sentir las emociones ajenas como propias. Es difícil medir esta cualidad, y de hecho no existe protocolo para ello.”

“Las emociones forman parte de la comunicación entre humanos; por consiguiente, las utilizamos de forma natural cuando nos relacionamos con los ordenadores”.
“Aunque todo el mundo sabe que los juguetes y los ordenadores no tienen emociones, parece que se les presupone el modelo estándar de relaciones interpersonales, probablemente porque las personas están preparadas principalmente para relacionarse con otras personas.”
Es corriente hablar con las máquinas que nos rodean, maldecir de nuestros electrodomésticos cuando no funcionan, o dirigirnos a nuestro coche como si nos entendiera.

“También usamos el lenguaje corporal para saber si efectivamente la comunicación existe. Observamos el lenguaje corporal de nuestros interlocutores esperando una señal de que han entendido el mensaje. Solemos repetir el mensaje hasta recibir dicha señal. Es posible que esta costumbre de repetir el mismo mensaje explica por qué muchos usuarios de ordenadores repetidamente teclean secuencias erróneas o repiten el click en los mismos iconos, como si el ordenador pudiera darse cuenta de su frustración y de algún modo aliviarla”.

“Las comunicaciones por ordenador son ciegas, sordas y generalmente disminuidas emocionalmente. Cuando los ordenadores por lo menos sean capaces de reconocer y expresar emociones, habremos dado un salto gigantesco hacia delante en las comunicaciones.” (Textos extraídos de “Los ordenadores emocionales” de Rosalind W. Picard)

Sadie Plant. Tiene en la actualidad 31 años y ya es una de las más importantes ciberfeministas. Ha publicado tres libros “The Most Radical Gesture”, “Beyond the Spectacle” y “Ceros + Unos”.
Ha sido docente en las Universidades de Birmingham y Manchester, después se incorporó al Departamento de Nuevas Tecnologías de la Universidad de Warwick.

En su último libro argumenta que el orden que imponen los nuevos paradigmas científicos y cibernéticos desafía la supuesta superioridad masculina. Durante años, décadas y siglos parecía como si las mujeres estuviesen detrás de quienes lideraban la raza humana. No obstante, han sido las mujeres las que a lo largo de la historia han ido tejiendo la trama de finas hebras y de afinados micro procesos que conforman la Red que empezamos a habitar y que es sin duda la metáfora más evidente de lo que será nuestro futuro. Las mujeres dominaron los telares y ahora dominan los ordenadores. “Ceros + Unos” es la historia de la cibernética, un análisis de las consecuencias de la Red.
dentro del plan AVANZA y http://www.e-igualdad.net/

2 comentarios:

Javier Torres dijo...

Pero, ¿alguien lo duda?

¿Y cuántas María Lejarraga desconocidas aún?

Abrazos :)

Juan Mendizabal dijo...

Dejo este mensaje por si estan interesados en el intercambio de enlace de texto en forma reciproca

http://intercambiodeenlace.firstposition.info/
http://tus-links.com.ar